Esta termografía muestra un problema de humedades por condensación en el dormitorio infantil de un piso, solo visibles a través de la cámara termográfica


La condensación se produce debido a que la cantidad de agua que contiene el aire depende de su temperatura, cuando ésta desciende bruscamente ese aire no puede mantener el agua y la precipita al superar el punto de rocío o de saturación. En las viviendas varía mucho dependiendo de la temperatura del aire exterior, nivel de humedad y temperatura superficial de los elementos de nuestra casa. En general en invierno con temperaturas exteriores muy frías es muy fácil que se produzcan condensaciones en el interior de las casas, sobre todo si tenemos puentes térmicos.

Esta termografía muestra un problema de humedades por condensación, localizadas en el techo del salón de un chalet


Soluciones a la Condensación

Mantener la temperatura de toda la envolvente por encima de esa temperatura crítica de saturación y esto lo conseguimos aislando. Unas paredes muy bien aisladas nunca bajarán su temperatura por debajo de ese punto. Unas ventanas con perfiles de transmitancia térmica y vidrios de altas prestaciones evitarán que baje su temperatura superficial. Otra manera es regulando la humedad del aire con una ventilación eficiente.

 

Con la Termografía  podemos comprobar sin contacto y sin romper nada el estado del aislamiento de unas paredes o techos, localizar y medir la severidad de los puentes térmicos de la estructura así como localizar las zonas susceptibles de producir condensación en momentos determinados.

Esta termografía muestra un problema de humedades por condensación en el techo del salón de una vivienda unifamiliar

Pin It on Pinterest